4.05.2006

CELCO KRAFT

CELCO KRAFT



Concepción, trece de diciembre de dos mil cuatro.
Vistos:
A fojas 1, Alejandro Navarro Brain, Carmen Gloria Altamirano, Pedro Rivas Carmona, Luis Cisternas Arratia, Humberto Toledo Ulloa y Víctor López Muñoz, se individualizan y recurren de protección en contra de la empresa Celulosa Arauco y Constitución S.A (CELCO), representada por su gerente general don Alejandro Pérez Rodríguez, fundado en los siguientes antecedentes: La recurrida es propietaria de la Planta Procesadora de Celulosa Kraft Blanqueda, ubicada en la provincia de Arauco, que ha sido sindicada como responsable de la emisión de olores pestilentes y nauseabundos, perceptibles los días 22 y 23 de agosto de 2004, que se han sentido en las ciudades de Lota y Coronel, las que, según noticia publicada en un diario local, ha motivado la atención de 27 niños y 2 adultos en el Hospital de Lota. Ello se debió, especialmente, al vertimiento de veinte mil litros de la sustancia denominada trementina. Agrega que ello vulnera el derecho fundamental contemplado en la Constitución Política de la República, en su artículo 19 Nº8. La fuga de trementina, agrega, se inició el domingo 22 de agosto, siendo informada por la empresa al Servicio de Salud de Arauco el día lunes, motivando un sumario sanitario. A continuación, sintetiza informaciones en este sentido transmitidas por un noticiero de televisión. Como la trementina cayó al mar, dice, la Gobernación Marítima inició otro sumario, tomando muestras del agua, y obligó a las autoridades de salud a prohibir la extracción de mariscos, lo que según el Servicio Nacional de Pesca, significará que más de dos mil pescadores de la zona se vean afectados. Señala que estas emanaciones han ocurrido en otras plantas de la empresa en otras regiones, según noticias publicadas en los diarios que indica. A continuación resume los efectos que los gases conocidos genéricamente como TRS, que se producen como consecuencia de la elaboración de celulosa. Indica una serie de medidas técnicas cuyo cumplimiento debe controlarse a la empresa, la que, según dice, no ha cumplido los compromisos asumidos. Luego reseña las características específicas de la trementina y de los efectos que puede provocar en la salud de la población. Continúa haciendo una descripción de la planta de Celulosa Arauco y su producción de celulosa Kraft y de la normativa internacional ISO 9002, que determina los requisitos que se plantean cuando es necesario demostrar la capacidad de un proveedor al asumir la responsabilidad de un diseño establecido para la posventa. Indica que la conducta de Celulosa Arauco y Constitución S.A. consistente en la operación de la Planta de Celulosa de Arauco, constituye una actuación arbitraria e ilegal. Sería arbitraria, en razón de las múltiples medidas de mitigación de impactos y monitoreo ambiental comprometidos y que levaron a la recurrida a garantizar que no se percibirían olores producto de los gases TRS, medidas que no han sido implementadas. Invoca como fundamentación a sus planteamientos las normas contenidas en el artículo 89 letra a) del Código Sanitario, los Decretos Supremos Nº 144/61 y Nº 167/99, ambos del Ministerio de Salud. Agrega que la efectividad de las emanaciones pestilentes que motivan la interposición del recurso es un hecho público y notorio, que no requiere ser probado. La conducta descrita, concluye, constituye un atentado al derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación, consagrado en el Nº8 del artículo 19 de la Constitución Política del Estado. Transcribe jurisprude ncia que ha reconocido este derecho. Finalmente advierte que las emanaciones de gases TRS es de carácter continuo, por lo tanto la acción se interpone dentro de plazo y solicita se decrete la paralización y fiscalización sanitaria y ambiental adecuada de todos los procesos de tratamientos, aplicación y almacenamiento de trementina, mientras se tramite el recurso y no se den garantías que la recurrida dará fiel cumplimiento a las medidas de prevención monitoreo y mitigación que las autoridades que indica estimen necesarias y que habrá un manejo técnicamente adecuado de la sustancia denominada trementina, que evite la ocurrencia de hechos como los producidos el domingo 22 y el lunes 23 de agosto del presente año.

A fojas 24 informa el Servicio Nacional de Pesca, a través de su Director Regional, quien indica que se efectuó una inspección en terreno, recorriendo las caletas comprometidas por el derrame de trementina, constatándose la inexistencia de organismos marinos muertos. Aclara que los procedimientos a seguir dependen de las resoluciones del Servicio de Salud y concluye que, de acuerdo a lo informado por la Gobernación Marítima de Talcahuano y por el Servicio de Salud de Arauco, no existirían antecedentes que indiquen un daño al medio ambiente, en el ámbito de la competencia sectorial de la repartición.

A fojas 25 rola informe del Servicio de Salud de Arauco, que hace presente que la empresa recurrida en ningún momento informó a ese Servicio sobre la emergencia química ocurrida, pero en cuanto tomó conocimiento del hecho se constituyó en la planta y sus alrededores, iniciándose un sumario sanitario a la empresa, el que se encuentra en investigación, con el fin de determinar las causas el derrame de trementina. Agrega que se prohibió la extracción y otros procedimientos relativos a los productos marinos en el sector comprometido, medida que fuera alzada al comprobarse la ausencia de la sustancia en la zona.

A fojas 35 rola informe del Director de la Corporación Nacional de Medio Ambiente, quien acompaña oficios e informe técnico recibidos por la Gobernación Marítima (fojas 27) en que se indica que no se evidenció daño al medio ambiente con ocasión del derrame de trementina en análisis. En su informe indica que el Proyecto Planta Celulosa Arauco y Constitución S.A. no ha ingresado al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, en razón de ser anterior a la entrada en vigencia del Reglamento que lo hace procedente. Agrega que no se ha recibido ninguna denuncia de los vecinos con ocasión del referido derrame, que no se han efectuado visitas a la Planta, que no cuentan con un programa de monitoreo ambiental ni poseen facultades para su fiscalización y que tampoco les corresponde informar sobre las causas de las emanaciones de olores pestilentes.

A fojas 43 informan los abogados Gastón Pucheau Arosteguy y Jorge Becar Pereira en representación de la recurrida, aclarando que nada tiene que ver el derrame de trementina ocurrido el 23 de agosto con el tema de olores relacionados con emanaciones de gases TRS, a que se alude en el recurso. Agregan que esa parte del escrito en que se recurre, es copia literal de otro recurso de la misma índole interpuesto en contra de la empresa en la Corte de Apelaciones de Valdivia, y que fuera rechazado el 26 de agosto pasado. Aclaran, para evitar confusiones, que en el presente caso se trata de un derrame de trementina, en que no se produjeron emanaciones de gases TRS, lo cual, por lo demás, es ajeno a lo pedido en el presente recurso, no obstante las alusiones que se efectúan en el cuerpo del escrito. Luego, informando manifiestan que el episodio denunciado duró solo unos minutos y nunca había ocurrido de los treinta años de funcionamiento de la Planta; que el recurso no persigue el restablecimiento del derecho, sino se garanticen el cumplimiento de ciertas medidas que establezcan determinados órganos del Estado; que no procede invocar el interés de la comunidad, pues la acción de protección no es pública o popular; que se imputan omisiones, en circunstancias que tratándose de la garantía del Nº8 del artículo 19 del la Constitución sólo procede respecto de acciones arbitrarias e ilegales; que no existen compromisos vulnerados ni ilegalidad alguna y que la materia se encuentra sometida al conocimiento y decisión de los órganos del Estado pertinentes. A continuación detallan los acontecimientos materia del recurso señalando que el derrame se produjo en razón de un corte de energía, lo que a su vez provocó un mal funcionamiento de determinada maquinaria debido a lo cual el derrame se desvió a través del conducto de aguas lluvias que descarga al mar. Aclaran que el de rrame sólo fue de 5 mil metros cúbicos y no 20 mil como se indica en el recurso. Agregan que dado el volumen y concentración de la sustancia derramada, sus efectos fueron muy limitados, pues concluyen desde que ésta se volatiliza y que siguiendo las instrucciones del Servicio de Salud se encuentran revisando su Plan de Contingencias y adoptando otras medidas de seguridad adicionales a las solicitadas por el organismo contralor, las cuales pasa a detallar. Transcribe en lo pertinente el acta de inspección que levantara dicho organismo en la fecha de los hechos, en el que se indica que no se observó existencia de la sustancia en el agua. Continúan analizando los alcances de la garantía constitucional supuestamente conculcada y el concepto de contaminación contenido en la Ley 19.300, concluyendo que, como no existe respecto de la trementina una norma que fije su nivel y permanencia en el ambiente, mal puede infringirse en razón de su derrame la garantía constitucional del artículo 19 Nº8. Alegan que, por las razones señaladas, el recurso se funda en hechos pasados y superados, persiguiendo fines distintos a los contemplados en la disposición constitucional que lo regula y que no existió ningún acto arbitrario ni ilegal y, finalmente, que la materia se encuentra sometida al conocimiento y decisión de los órganos del Estado encargados de fiscalizar el cumplimiento de las normas medioambientales y de aplicar sanciones. Concluyen solicitando se rechace el recurso en todas sus partes, con expresa condenación en costas.

A fojas 64 y siguientes rola informe del Servicio Nacional de Pesca que aclara que la cantidad de trementina derrama fue de 5 mil metros cúbicos; que no se constató la presencia de organismos muertos ni ningún otro indicio de anomalías que pudieren atribuirse al derrame; que se vieron en necesidad de desmentir la publicación aparecida en un diario, en el sentido de que más dos mil pescadores artesanales se verían afectados por la medida de suspensión de la pesca decretada, dado que el sector comprometido era muy pequeño y no existían antecedentes oficiales que demuestren que dicho sector sustenta una actividad pesquera; y que no disponen de elementos para sostener que haya existido algún impacto económico.

A fojas 68 y siguientes rola informe elaborado por el Gobernador Marítimo de T alcahuano, remitido por el Comandante en Jefe de la II Zona Naval subrogante, Capitán de Navío Lorenzo de la Maza Cave, que concluye que el derrame no tuvo impacto en la fertilización de gametos de erizo de mar.

A fojas 101 y 102 rola informe emitido por el Servicio de Salud Arauco en el que señala que el día 23 de agosto a las 11 horas ese Servicio efectuó una inspección en la Planta recurrida, constatando que el estanque en donde se produjo el derrame estaba operando en forma normal; que se inspeccionó el canal de evacuación de aguas lluvias sin advertir la presencia de trementina, aunque persistía el olor; que tampoco se advirtió esa presencia a la llegada al mar; que se efectuó un sumario sanitario a la empresa, cuya copia acompaña (Custodia Nº 6.081); que no se constató la atención médica de trabajadores afectados y que la trementina es de muy fácil evacuación, por lo que su mayor peligro dice relación con las personas que se vean expuestas a esta situación, lo que habría acontecido con niños de una escuela de Lota, según lo informado por la prensa.

A fojas 104 se trajeron los autos en relación.

CON LO RELACIONADO Y CONSIDERANDO

1.- Que para que proceda el recurso de protección se requiere que se hayan efectuado actos u omisiones, con carácter de arbitrarios y contrarios a la ley, que priven, perturben o amenacen el legítimo ejercicio de los derechos y garantías a que se refiere el artículo 20 de la Constitución Política de la República. Por otra parte, su objeto es que la respectiva Corte de Apelaciones adopte de inmediato las providencias necesarias para restablecer el imperio del derecho y asegurar la debida protección al afectado. En otras palabras, es necesario que se encuentre jurídicamente en posición de corregir una alteración del estado de cosas atentatorio para el imperio del derecho. Ello supone la actualidad del interés que constituye la causa misma de su interposición.

2.- Que el acto que el recurrente considera arbitrario e ilegal es especialmente el vertimiento de veinte mil litros de la sustancia denominada trementina, lo que atenta contra el derecho fundamental contemplado en el artículo 19 Nº 8 de la Constitución Política de la República.

3.- Que del mérito de los antecedentes aludidos en la parte expositiva de esta sentencia, particula rmente de oficio e informe del Gobernador Marítimo de Talcahuano (fojas 27 y 68 a 79), de la Dirección Regional de la Comisión del Medio Ambiente de la Región del Bío-Bío (fojas 35 a 36), del Director de Sernapesca VIII Región (fojas 64 a 66), es posible concluir:

a) que efectivamente existió un derrame puntual de trementina de 5 mil metros cúbicos;

b) que éste se produjo al paralizarse una de las calderas de la empresa, debido a una falla eléctrica, lo que provocó un rebalse en el estanque de almacenamiento de trementina, vaciándose al sistema de desag de aguas lluvias, que descarga al mar a través de un canal artificial;

c) que, ocurrido el derrame y como medida preventiva, se dispuso la prohibición de pesca y extracción de pescados y mariscos en un radio de una milla en torno al punto de descarga del derrame;

d) que no hay antecedentes oficiales que indiquen que en el sector afectado exista una actividad pesquera de habitualidad, que permitan acreditar perjuicio concreto al sector;

e) que a un día de ocurrido el hecho no se observó la presencia de trementina ni en el canal de la empresa donde se evacuan las aguas lluvias ni al llegar la descarga al mar, aun cuando sí se observaron rastros en el suelo, a pocos metros del estanque respectivo y se percibía olor a la misma;

f) que no se evidenció daño al medio ambiente de las matrices ambientales de competencia de la Gobernación Marítima de Talcahuano;

g) que no se efectuaron denuncias por los vecinos a la Comisión Nacional del Medio Ambiente, con ocasión del derrame de trementina;

h) que a dos días de ocurrido el hecho no se constató la presencia de organismos marinos muertos, varazones, ni otro indicio de anomalías que pudieran atribuirse al derrame, ni daños en los gametos de ciertas especies.

4.- Que en fotocopia de sumario administrativo seguido por el Servicio de Salud-Arauco con ocasión de los hechos que motivaron el presente recurso, es posible leer en la resolución de multa Nº 1.857, que figura en la custodia Nº 6-081, que la empresa recurrida fue sancionada con una multa ascendente a $30.187.000, estableciéndose, además, la prohibición para la referida empresa, de descargar sustancias químicas, materias primas o subproductos del proceso a cualquier curso de agua superficial o subterráneo, además de la infiltra ción. Asimismo, se indican las medidas de seguridad que deberá adoptar y se le apercibe con el doble de la multa y prohibición de funcionamiento en caso de incumplimiento a lo dictaminado por la autoridad sanitaria.

5.- Que de lo reseñado es posible concluir que no se advierte ninguna alteración al derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación ni a ningún otro derecho o garantía protegido por el artículo 20 de la Carta Fundamental, cuyo legítimo ejercicio se encuentre privado, perturbado o amenazado en estos momentos, por un acto arbitrario e ilegal, por lo cual el recurso intentado perdió oportunidad.

A mayor abundamiento, cabe hacer presente que el tema que motivó el recurso se encuentra bajo el imperio del derecho, razones por las cuales deberá ser rechazado.

Por estas reflexiones y atendido lo dispuesto en los artículos 19 y 20 de la Constitución Política de la República de Chile y Auto Acordado de la Excma. Corte Suprema sobre Tramitación de Recurso de Protección de Garantías Constitucionales, se rechaza, sin costas el deducido en lo principal de la presentación de fojas 1 por Alejandro Navarro Brain, Carmen Gloria Altamirano, Pedro Rivas Carmona, Luis Cisternas Arratia, Humberto Toledo Ulloa y Víctor López Muñoz en contra de la empresa Celulosa Arauco y Constitución S.A.

Regístrese, comuníquese y archívese. Redacción de la abogado integrante doña Ruth Gabriela Lanata Fuenzalida.

Rol 2743-2004.