4.11.2006

Luis Quiñones Carrasco

Luis Quiñones Carrasco



Santiago, veintiséis de septiembre de dos mil cinco.-
Vistos y teniendo presente:
Comparece don Luis Quiñones Carrasco, trabajador, domiciliado en Nicolás de Garnica Nº 0288, Recoleta, quien recurre de protección en contra del Hospital San José, representado por el Dr. Marco Clavero Pérez, en base a los antecedentes de hecho y derecho que pasa a exponer. Señala que su cónyuge, Sofía Elisa Palomera Silva, fue internada en el Hospital San José con fecha 14 de marzo de 2005, para ser sometida a una intervención quirúrgica programada, laparoscopia a la vesícula, en la que por razones no aclaradas, resultó con un severo daño cerebral, encontrándose inconsciente desde esa fecha , siendo trasladada a la UCI del hospital, sujeta a respirador artificial y actualmente en la unidad de medicina, sin mejoría aparente.
Agrega que solicitó mediante sendas cartas, que se le informase de los antecedentes al respecto, a fin de tomar las medidas necesarias para la protección de su vida e integridad física, a saber: 1)Estado y evolución clínica de la paciente durante la intervención quirúrgica; 2)Epicrisis actual; 3)Copia simple del protocolo médico quirúrgico;
El hospital no ha dado respuesta hasta la fecha de la presentación del recurso a esa solicitud, y la situación de su cónyuge se ha visto agravada, por diversos episodios que detalla.
Indica, que el 13 de Junio, se encontró con la sorpresa que había sido trasladada a la UTI, la razón fue que no se justificaba que siguiera ocupando una cama en la UCI , cuando ya no usaba ventilador. El 14 de Junio le hicieron un electroencefalograma, y a las 15 horas , hora de visitas a la que concurrió con una sobrina y una amiga de ella, la encontraron en completo abandono de aseo y confort, lo que reclamó a la enfermera de turno, manifestando aquella que no la tocara y que saliera, no demostrando preocupación alguna. El Jueves 16, al concurrir a verla, reseña que la encontró semidesnuda de la cintura para arriba , esto en una sala común con 11 pacientes más en hora de visitas y a un metro y medio del escritorio de la enfermera, a más de estar semi ahogada producto de secreciones, (flemas). Al reclamar se le dijo que eso era tema del kinesiólogo y había que esperar que viniera, en circunstancias que en la UCI le colocaban de inmediato una manguera, acá se negaron a ello, debiendo limpiarla una amiga con un papel, lo que la alivió.
El sábado 18, fue con su hija y nuevamente la encontraron semidesnuda. Finalmente el 20 de Junio la trasladaron a medicina y le avisaron que el 8 de Julio sería dada de alta, lo que estima de extrema gravedad, ya que se estaría dando de alta a una persona en estado vegetal, que requiere cuidados que la familia no puede proporcionar, por carecer de medios y de conocimientos.
Los hechos reseñados, señala, constituyen un acto arbitrario e ilegal que atenta contra la garantía del número 1º, derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de la persona y a la del número 24 del artículo 19 de la Constitución Política, por lo que interpone el presente recurso y solicita se ordene: 1º Se le otorgue copia de la ficha clínica con indicación de su estado; 2º Se ordene velar por el correcto cuidado y vida de su cónyuge, ordenando sea mantenida en el hospital, con los cuidados necesarios para preservar su vida e integridad física, dada su actual situación médica.
A fs. 9 consta que se concedió al recurrente la orden de no innovar solicitada, con fecha 27 de Julio de 2005. El Hospital recurrido evacua un primer informe por Oficio que rola a fs. 12 con fecha 25 de Julio, el que se estimó incompleto , ordenándose con fecha 11 de Agosto ampliación del mismo, a fin que se pronuncie pormenorizadamente sobre el estado actual de la paciente, tratamiento aplicado y sobre la alegación del recurrente en el sentido que su cónyuge sería dada de alta, con las razones que fundamentan tal decisión.
El recurrente en su primer informe hace una relación de la evolución médica de la paciente desde su ingreso para una cirugía laparoscópica por colelitiasis hasta el diagnóstico final , estado vegetativo persistente y EEG evolutivo.
En la complementación de su informe, agrega que la paciente ingresó al servicio de medicina el 20 de Junio procedente de la Unidad de Paciente Crítico, habiendo sido sometida a una cirugía electiva de Colelitiasis el 14 de Marzo, en la sufrió un accidente anestésico , cuya causa se está investigando.
Señala que en la actualidad cursa un estado vegetativo persistente sin vida de relación, que se mantiene ventilando por traqueotomía y alimentándose por gastronomía percutánea.
Señala que en un momento dado de su evolución, el médico tratante planteó a la familia una posibilidad de alta , dado que es una paciente crónica sin expectativas reales de recuperabilidad, y en ese mismo contexto sugirió iniciar la capacitación de los cuidados de la paciente. Señala que en todo caso, en ningún momento el alta fue decidida como tal, sino una propuesta para decidir con la familia y con los miembros del equipo médico, no habiendo en ningún momento presión sobre los familiares para forzar el alta. Agrega que la paciente permanece hospitalizada con medidas habituales centradas en el confort y mantención de su dignidad y que en todo caso requiere de cuidados permanentes por la familia y el hospital, destacando que en su condición actual, está expuesta a mayores riesgos de infección respiratoria.
CONSIDERANDO:
1.- Que las garantías constitucionales señaladas como conculcadas , refieren a las de los números 1 y 24 del artículo 19 de la Constitución Política, esto es, el derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de la persona y el derecho de propiedad en sus diversas especies, sobre toda clase de bienes co rporales e incorporales. 2.- Que, en el presente caso , el recurrente asume la representación de hecho de su cónyuge, ello atendido el estado vegetal en que ella se encuentra, circunstancia que el hospital reclamado reconoce se habría producido a raíz de una operación de vesícula por laparoscopía, en la cual Sofía Elisa Palomera Silva, sufrió un accidente anestésico cuyas causas se están investigando.
3.- Que, respecto al primer reproche que el recurrente funda en el hecho de no haber querido el Hospital reclamado proporcionar copia de la ficha clínica de su cónyuge, con indicación de su estado, lo que vulneraría su derecho de propiedad, el Hospital al informar nada dice al respecto, proporcionando si en su primer informe los detalles de la evolución de la paciente, según su ficha clínica.
4.- Que en relación al segundo reproche , haber comunicado que iban a dar de alta a la paciente el 8 de Julio de 2005, decisión que vulnera la garantía constitucional del derecho a la vida, en la complementación de su informe, el recurrido señala ,que sólo se trató de una conversación en la que se propuso a la familia una posible alta, atendido el estado de la paciente y que en ningún caso fue decidida ni impuesta.
5.- Que los hechos expuestos deben analizarse a la luz de lo dispuesto en el artículo 20 de la Constitución Política , a fin de determinar si efectivamente constituyen actos u omisiones arbitrarias o ilegales que impliquen que la cónyuge del recurrente sufra privación , perturbación o amenaza en el legítimo ejercicio de sus derechos de propiedad y a la vida.
6.- Que, en cuanto a la omisión de entregar copia de la ficha clínica de la sra. Sofía Palomera, efectivamente tal información le debe ser proporcionada al paciente y en el evento que ésta no esté en condiciones de recibirla o entenderla, como en el caso de autos, a sus parientes más cercanos, a fin que ellos puedan consultar otras opiniones médicas y así tomar decisiones informadas en cuanto al mejor tratamiento o terapia que sea aconsejable seguir con su familiar enfermo, la negativa injustificada, más aún dada la condición de la paciente estado vegetativo persistente la perjudica y afecta su derecho de propiedad.
7.- Que en relación a la garantía del derecho a la vida y a la integridad física, respecto de la cual se solicita se ordene velar por el correcto cuidado y vida de su cónyuge, ordenando sea mantenida en el Hospital, ya que se les había anunciado alta para una fecha fija, atendido lo informado por la institución recurrida, en el sentido que nunca se decidió el alta sólo se planteó como una posibilidad a la familia a decidir en conjunto y sin presión de ningún tipo, no se divisa la acción u omisión arbitraria que se denuncia, por lo que la garantía denunciada, no aparece conculcada de manera que amerite la protección inmediata que implique el uso del recurso interpuesto. Ello, sin perjuicio, que el Hospital recurrido debe mantener a la paciente en optimas condiciones de aseo, confort y cuidado, ventilada y con alimentación de acuerdo a su condición vegetativa persistente, condiciones todas que garantizan su seguridad física.
Y visto además lo dispuesto en los artículos 19 y 20 de la Constitución Política de la República y Auto Acordado de la Excma. Corte Suprema, SE ACOGE el recurso de protección interpuesto por don Luis Quiñones Carrasco, sólo en cuanto:
a) se ordena al Hospital San José, hacerle entrega de copia de la ficha clínica de la paciente Sofía Palomera Silva, con indicación de su estado a su cónyuge Don Luis Quiñones Carrasco;
b) se ordena al Hospital velar por el correcto cuidado de la paciente.
c) se niega lugar a la solicitud que no sea dada de alta, debiendo si acordarse la forma y circunstancias con la familia.
Con costas.
Regístrese, notifíquese y en oportunidad archívese.
Redactó la Ministra (S) señora Kittsteiner.
Nº 4.744-2005. P
ronunciada por la Tercera Sala, integrada por los Ministros señor Joaquín Billard Acuña, Ministra (S) señora María Rosa Kittsteiner Gentile y Abogado Integ
rante

1 Comments:

Blogger MaRcH said...

No se a que exactamente pertenece esto pero fue doloroso encontrarlo despues de 12 años y recordar todo lo acontecido y el dolor de ese año en ese hospital.

5:55 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home