5.05.2006

19 nro. 4º, Vida privada

CALLEJAS LEIVA
Santiago, treinta y uno de Octubre de dos mil.
VISTOS:
A fs. 19 comparece Doña Tamara Isabel Callejas Leiva, empleada, domiciliada en calle Compañía Nº 1525 of. 204, Santiago, Región Metropolitana deduciendo recurso de protección en contra de Doña Mónica Echeverría Yáñez, escritora, domiciliada en calle Simón Bolívar Nº 5870, comuna de La Reina, Región Metropolitana y en contra de la sociedad Editorial Sudamericana Chile, representada por Don Arturo Infante Reñasco, editor, ambos domiciliados en calle Santa Isabel Nº 1235, comuna de Providencia, Región Metropolitana. Expresa que recurre de protección en su favor y el de su familia por haberse visto privada y amenazada en el legítimo ejercicio de su derecho constitucional consagrado en el Nº 4 del artículo 19 de la Constitución Política, esto es “El respeto y protección a la vida privada y pública y a la honra de la persona y de su familia“ y también en el ejercicio del derecho consagrado en el Nº 1 del mismo artículo, a saber, “El derecho ... a la integridad ... psíquica de la persona“. Da cuenta que a mediados de 1997 le fue presentada la señora Echeverría, por una persona relacionada a ambas, en razón de que podría prestarle ayuda. Ello porque en aquella época, hacía sólo dos meses, había tomado conocimiento de su condición de hija adoptiva, y que su madre biológica, esto es, doña María Isabel Beltrán Sánchez, era una persona que figuraba como detenida desaparecida y que su padre biológico, Don Javier Pacheco Monsalve, miembro del GAP, tenía la condición de ejecutado político. Tal información la había obtenido la recurrente a través del CODEPU, de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y de la Vicaría de la Solidaridad, entre otras instituciones. Indica que de esta forma tomó contacto con la señora Echeverría, quien dio muestras de compromiso con su historia, la puso en contacto con otros profesionales y manifestó su interés en escribir una novela relacionada con el tema de los hijos de los detenidos desaparecidos que fueron adoptados. La recurrente agrega que siempre le manifestó su negativa a que se hiciera pública su historia y a que se revelara su identidad. Esta relación, señala, se fue distanciando con el tiempo.
Agrega la recurrente que, con fecha 6 de Julio de este año, a través del Diario La Tercera, se impuso que la señora Echeverría presentaba su nuevo libro denominado “Dificil Envoltorio“ editado por Editorial Sudamericana S.A. que da a conocer su caso, atribuyéndole a la novela un carácter testimonial, que contiene una historia real contada por ella. Hace presente que obtuvo del citado diario una fotocopia del libro en cuestión, comprobando que aparece revelada directamente su identidad y que también resultan identificables todas las personas que conforman su núcleo familiar. Expresa que la autora le atribuye el conocimiento del texto y su cooperación en su preparación, lo cual niega categóricamente, exigiendo el respeto a su vida privada, dignidad y honra y a la de su familia. Postula que una escritora, a pretexto de su libertad de opinión o de informar, no puede hacer público, sin su consentimiento lo que corresponde a su intimidad. Destaca, antes de concluir su presentación, cinco circunstancias que deberán ser evaluadas en la consideración de los hechos que ha reseñado:
(1)la autora y la editorial han creado gran espectacularidad en torno al libro, para incrementar las ventas, a costa de su nombre y honor, y el de su familia y el de otros, incluidas autoridades públicas;
(2) en sus entrevistas de radio, prensa y televisión, la autora ha hecho imputaciones maliciosas de hechos sustancialmente falsos respecto de su vida privada y familiar;
(3) el libro degrada a la recurrente haciéndola parecer una persona cambiante, débil y enferma sicológicamente;
(4) la obra contiene imputaciones graves y maliciosas de hechos sustancialmente falsos relativos a su vida privada y familiar; y (5) que jamás ha dado autorización para que se haya publicado su vida privada.
La recurrente termina solicitando que se acoja el recurso, y se prohiba la edición, publicación y comercialización del libro, tanto en el país como en el extranjero y que se proceda a la incautación de toda la primera edición. En subsidio, que tal prohibición se decrete hasta tanto no sea cambiado su nombre en la publicación y todo dato de carácter personal, relacionado con la persona de la recurrente y de su familia y toda referencia que los haga identificables.
Solicita adicionalmente que se ordene a la Editorial Sudamericana Chilena que retire la obra del mercado nacional e internacional hasta que se resuelva el recurso o que se ordene su incautación a la autoridad competente.
Se acompañan al recurso los siguientes documentos: 1) informe psiquiátrico de la Dra. Katia Reszozynski Padilla, de fecha 7 de Julio de 2000; 2) recorte del diario La Tercera, edición del 6 de Julio de 2000; 3) recorte del diario El Metropolitano, edición del 7 de Julio de 2000; 4) recorte del diario El Metropolitano, edición del 7 de Abril; 5) recorte del diario El Mercurio, edición de 11 de Julio de 2000; 6) recorte del diario El Día, edición del 11 de Julio de 2000; 7) recorte del diario La Nación, edición del 12 de Julio de 2000; 8) facsímiles de la página web correspondiente al Mostrador de fecha 13 de Julio de 2000. Los documentos signados 2 a 7 constituyen fotocopias. Por resolución de fecha 19 de Julio de 2000, a fs. 22 fue declarado admisible el recurso, ordenándose el informe de los requeridos dentro del plazo de cinco días.

Por resolución de fecha 21 del mismo mes se denegó la orden de no innovar solicitada. Pendiente el plazo para cumplir con los informes, la recurrente solicita de este tribunal reposición respecto de la resolución que denegó, con fecha 21 de Julio, la orden de no innovar. Hace presente en la solicitud que la distribución de la obra ?Dificil Envoltorio? por sí sola constituye una perturbación constante e ilegítima de la garantía constitucional consagrada en los número 1 y 4 del artículo 19 de la Constitución, dado que mantienen a la recurrida y a su familia en un estado de angustia y tensión que le hace perder su tranquilidad.. Ello por cuanto expone el ámbito de su vida privada y personal a la opinión pública en lo referente a las circunstancias de su adopción, sus relaciones con su familia, cónyuge y terceros, su estado de salud, etc. La recurrente hace hincapié en que tanto en la publicación como en la comercialización de la obra se hace uso de su propio nombre, de su cónyuge, de su abuela biológica, sin que medie autorización alguna. Acompaña a su escrito de reposición: 1) fotocopias de las páginas 164 y siguientes de la sección quinta de su segunda parte, de la Revisto de Derecho y Jurisprudencia, tomo 90 , que reproduce los fallos de esta Corte de Apelaciones y de la Excma. Corte Suprema de fecha 31 de Mayo y 15 de Junio de 1993, respectivamente, en el caso Lucsik Craig, Andrónico y otros con Martorell Camarella, Francisco y otro (protección ); y 2) fotocopia del artículo del profesor Jorge López Santa María titulado ? Consideraciones sobre el Derecho a la Privacidad o al Secreto de la vida Privada? publicado en la Revista de Derecho y Jurisprudencia, sección Derecho, pág.65, tomo 79. Por resolución de fecha 28 de Julio de 2000, a fs. 42, la Corte no dio lugar a la reposición solicitada. A fs. 43, comparece Don Arturo Infante Reñasco, en representación de Editorial Sudamericana Chilena S.A. En su informe, la sociedad recurrida reseña, en primer lugar los hechos. Indica que con fecha 25 de Marzo de 1998 la Editorial suscribió, con Doña Mónica Echeverría Yáñez un contrato de edición relativo al libro ?Difícil Envoltorio?. Esta obra, fundada en hechos históricos ? dice- está basada en hechos públicos y notorios de la historia reciente del país y tocan a la vida de la señora Tamara Callejas Leiva y a la de sus padres y a la de muchos otros personajes que aparecen en la obra. Acota, en segundo lugar, que como se indica en el prefacio de la obra, ella se sostiene en hechos reales y testimonio grabados, pero que la voz de la autora llena vacíos, y que sus emociones y sueños alteran la realidad histórica. Lo primero hace una crónica y lo segundo una novela. Señala que Tamara Callejas supo de su historia personal a través de una amiga y la contó a la autora, la cual la registró mediante entrevistas que se realizaron entre los años 1997 y 1999. Enterada de los hechos, Mónica Echeverría entrevistó a muchas personas, recorrió archivos y leyó dos libros que califica de claves: ?María Isabel?, escrito por Manuel Acuña, sobre la vida de la madre de la recurrente y ?Los Labradores de la Esperanza? conducido por la doctora Paz Rojas que reitera, entre otras la misma historia. En cuanto al recurso interpuesto, estima que no es claro ni en sus fundamentos ni en sus peticiones, pasando, a continuación, a revisar las normas constitucionales y legales con que se pretende fundarlo.
En lo que toca al derecho a la vida y a la integridad física y síquica de la persona (art. 19 Nº 1), señala que el recurso no indica cómo la publicación pudo haber causado privación, perturbación o amenaza del derecho. Sólo el conocimiento de la verdad, pudo afectarla en su integridad síquica, hecho que ya se había producido cabalmente en el momento que se publica el libro. Por ello esta garantía no resulta afectada, concluye la editorial. En lo que se refiere a la protección y respeto de la vida privada de la recurrente y de su familia, tampoco resulta afectada, a juicio de la editorial, puesto que la obra no es presentada como una biografía o crónica, sino como una “crónica novelada“ o “novela testimonial“.
Cita al Diccionario de la Real Académia Española de la Lengua, para la voz Novela: “obra literaria en que se narra una acción fingida en todo o en parte y cuyo fin es causar placer estético a los lectores por medio de la descripción o pintura de sucesos o lances interesantes, de caracteres, de pasiones y de costumbres“.
Agrega la sociedad recurrida que la ficción contenida en el libro impide individualizar siquiera un pasaje que pudiera infringir la garantía, pues la obra no brinda criterios que permitan zanjar qué frase tiene una base en la realidad y cual es producto de la imaginación de la autora. Argumenta ? citando al profesor José Luis Cea - que la violación a la vida privada exige de una intrusión maliciosa en asuntos que el titular del bien jurídico no desea que sean conocidos. Igual criterio sostiene Don Eduardo Novoa en su libro ?Derecho a la vida Privada y libertad de Información, Ed. Siglo Veintiuno, 4ª. Edición, pág. 59 y 60). La autora no se entrometió en la vida privada de la recurrente sino que ella se le acercó y le relató su historia. La obra es el fruto del trabajo conjunto de la señora Callejas y de la autora ya que la primera, entre los años 1997 y 1999 otorgó una serie de entrevistas, en forma absolutamente voluntaria, con pleno conocimiento y consentimiento del destino que se les daría.
Agrega la editorial que esta voluntad de dar a conocer los hechos, por parte de la recurrente no sólo se materializó respecto de la autora, ya que en acto público, que tuvo lugar el día 27 de Agosto de 1997, de la Agrupación de Detenidos Desaparecidos, la propia recurrente narró su historia. Añade que sin duda en el libro de la señora Echeverría hay dos hechos que pertenecen indudablemente a la realidad y que son que la recurrente es hija de una detenida desaparecida y de un ejecutado político, luego de cuyas desapariciones la señora Callejas fue dada en adopción.. Tales hechos constan en el informe de la Comisión Rettig, en los informes de la Agrupación de Detenidos Desaparecidos y en los libros ?María Isabel? y ?Los Labradores de la Esperanza?, ya referidos. Todas estas circunstancias hacen no sólo que los hechos puedan estimarse reales sino que además públicos. En lo que se refiere a la garantía del Nº 4 del artículo 19 de la Constitución, en lo que hace a la honra del la recurrente y su familia, la sociedad recurrida hace presente que esta disposición cautela la honra en su sentido objetivo, esto es la reputación o buena fama de la persona. Indica que el recurso imputa a la autora presentar a la protagonista recurrente como cambiante, débil y enferma sicológicamente, degradándola. La editorial niega tal aserto, indicando que en el recurso no se cita pasaje alguno que justifique la imputación y que, por el contrario, el libro la presenta como una persona sana, cálida, sensible y fuerte.
Nada de lo dicho en el libro puede estimarse en desmedro de la señora Callejas.
En lo cuanto a la garantía del Nº 5 del artículo 19 de la Constitución, niega cualquier privación o perturbación o amenaza pues el recurso nada indica en este respecto. El cuerpo del escrito concluye con una afirmación de los derechos de la Editorial para ejercer los legítimos derechos que tiene, en virtud del Nº 6 de la Constitución Política, que asegura, a su respecto, la libertad de opinión e información.
La Editorial acompaña: 1) copias de las transcripciones de las entrevistas efectuadas por la señora Echeverría a la recurrente; 2) copia suscrita del discurso que pronunciara la señora Callejas en la Agrupación de Detenidos desaparecidos; y 3) copia del Informe de la Vicaría de la Solidaridad.
A fs. 66, la recurrente solicita las medidas urgentes que indica en su escrito, que no fueron decretadas y que no agregan nada al fondo del recurso. A fs. 68 rola el informe de la recurrida Doña Mónica Echeverría Yáñez.
En su escrito, la autora realiza, a manera de introducción, una síntesis del recurso y luego pasa a controvertir sus fundamentos. Se refiere, en primer lugar al hecho de que hay aspectos en la vida personal de la recurrente que no corresponden exclusivamente a su vida privada y que son de conocimiento general en forma previa a la publicación del libro en cuestión. Indica que la información correspondiente a los padres biológicos de la recurrente, a las circunstancias de su desaparecimiento, la existencia de su hija Tamara y el hecho de que ella fuera adoptada por los padres que le dan sus apellidos, constaba, a la época de la publicación y con mucha anterioridad en los Archivos de la Vicaría de la Solidaridad, en los registros públicos de la Agrupación de Detenidos Desaparecidos y de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos . También consta en los textos “Labradores de la Esperanza“, tomos I y II, ya referidos, publicados respectivamente en 1992 y 1997.
El conocimiento de la verdad de su filiación lo adquiere la recurrente, en 1997, a través de Alejandra López, periodista y compañera de la señora Callejas, quien tuvo acceso a las fuentes mencionadas en el párrafo anterior.
Por lo dicho, concluye la autora, en esta parte, nada nuevo hace público su obra al dar a conocerse el caso de la adopción de la recurrente. Reflexiona, a continuación que la naturaleza de los hechos ocurridos en Chile a partir de 1973 hace necesario que se llegue su cabal conocimiento, al modo como lo hace, por ejemplo, el Informe de la Comisión Rettig, que cita, incluso al precio de causar dolor. A este fin se orienta también el libro ?Difícil Envoltorio?.
La recurrida hace, a continuación, un recuento de las actitudes de la recurrente en el período comprendido entre el momento que toma conocimiento de su situación y la progresiva asunción pública de su verdadera identidad. En el mismo período, continúa la recurrida, se produce el desarrollo de una cercana relación entre ambas que se demuestra por los frecuentes encuentros que menciona y que contradicen, en su opinión los dichos de la recurrente en cuanto a un progresivo distanciamiento, muy anterior a la publicación del libro. Señala el mes de Marzo de 2000 como la época en que, por ultima vez, fue visitada en su casa por la señora Callejas, su marido y su pequeño hijo. La recurrida pasa a continuación, a revisar la obra que motiva el recurso. En lo que toca a su tema, indica que muestra, imaginativamente, pero sin anonimato, el caso de Tamara Callejas Leiva como un drama personalizado que sufre un ser humano, al conocer y asimilar las circunstancias relativas a sus padres biológicos y adopción, a partir de la revelación hecha por la periodista Alejandra López.
Ninguna cuestión relativa a la vida íntima de la recurrente es de interés para el libro.
No es posible sino ver en relato imaginativo, un servicio a los más altos intereses de la sociedad chilena en este momento de la historia, como a la vez un homenaje hacia la protagonista del libro.
La autora aclara que las fuentes del libro las conforman las intervenciones públicas de la recurrente y, la principal, entrevistas grabadas con ella. También existen entrevistas con el marido de la recurrente, su madrina Paulina Calvo que fue quien la dio en adopción, con su abuela doña Oriana Sánchez y los familiares de su madre María Isabel Beltrán. Es más, añade que en su afán de fidelidad con el tema, le entregó tres capítulos del libro a los que ella dio lectura. Este aserto, tiene por testigos a las personas que se individualizan a fs. 84.
Acota que ella es una escritora, no una médico psiquíatra. Fue precisamente ella, sin embargo, que preocupada por la integridad síquica de la recurrente, le presenta a los siquiatras de CODEPU quienes la atienden hasta la fecha. De allí, que se hace evidente que sus conversaciones se inscribían dentro del compromiso público que ella misma había asumido con respecto a dar a conocer su verdad personal.
Asegura que el drama de la protagonista despertó en ella sus más hondos sentimientos humanistas. Lo cual, como se expresa en el prefacio del libro: "A veces mi propia voz irá llenando vacíos y mis emociones y sueños se harán presentes en el relato". Dichos aspectos subjetivos son tan patentes que quien recurre califica el libro de "una novela" (página 2 de su recurso). Si así lo considera, no se entiende porque impugna la obra, que en su concepto, es sólo una ficción; con la cual pierde todo significado su recurso a los tribunales de justicia ya que ellos no están llamados a conocer caracterizaciones ficticias.
Estima que, el libro una novela documental, esto es, un género en que la ficción se desarrolla fundándose en documentos auténticos, orales o escritos, verlo de otra manera sería una violación al derecho de autor garantizado en la Constitución (art. 19 N° 12 y 25). - N° 12 "la libertad de emitir opinión y de informar, sin censura previa (...)"; - N° 25 "el derecho del autor sobre sus creaciones intelectuales y artísticas de cualquier especie (...)". Este derecho comprende la propiedad de las obras y otros derechos, como la paternidad, la edición y la integridad de la obra, todo ello en conformidad a la ley.
Expresa que, la recurrente, alega por su parte, la violación a los numerales 1°, 4° y 5° del articulo 19 de la Constitución, esto es, su integridad síquica, su vida privada, su honra y la de su familia y hasta su hogar. Sin embargo, le ha sido imposible citar pasaje alguno del libro "Difícil Envoltorio" en que se habría incurrido en tales transgresiones. Entiende que, en esas condiciones habría que estarse a una impugnación genérica que, dada su ambigüedad, carece del elemento propio del derecho que es la certeza jurídica. Así no es posible hacerse cargo de imputaciones que la propia recurrente es incapaz de precisar, siendo de ella el peso de la prueba. Por ello, no cabe sino respetar el derecho de autor que Mónica Echeverría tiene en relación a su creación artística y que le garantiza el numeral 25 articulo 19 de la Constitución Política de la República.
A fs. 97, se agrega extraordinariamente a la Cuarta Sala la vista de la causa.
A fs. 103 y fs. 107 la recurrente mediante escritos de téngase presente realiza alcances y abunda en argumentaciones que refuerzan su libelo haciéndose cargo de los informes evacuados por Editorial Sudamericana y Mónica Echeverría respectivamente los cuales se tienen presente para la vista de la causa.
CONSIDERANDO:
1°.- Que el libro contiene, por cierto una gran parte de información que es de conocimiento público como es lo relativo a los padres biológicos, la adopción, el desconocimiento de la situación por parte de la protagonista, la circunstancia de desaparición de los padres, la entrega en adopción por la madrina, etc. No existe en ello vulneración alguna a la privacidad;
2°.- Que no está claro si son o no de conocimiento público, otros hechos como por ejemplo los datos relativos a la abuela de la recurrente, etc., se encuentran dentro del fenómeno intimidad-privacidad el cual es sumamente complejo, de ahí la dificultad de precisar su naturaleza jurídica.
La intimidad, antes, que un fenómeno jurídico es un fenómeno psicosocial. El derecho a la intimidad, si bien es universal en el sentido de que atañe a la propia naturaleza humana como tal y constitutivo de su propia esencia dada la necesidad ocasional de aislamiento del ser humano, resulta en la práctica sumamente relativo, tan relativo resulta que cada sistema jurídico resalta un aspecto u otro de la intimidad.
Las costumbres relacionadas con el fenómeno difieren grandemente de una cultura a otra, de un sistema social a otro, de una situación a otra. En general, los cambios sociales de importancia implican modificaciones en los límites de identidad y en los dominios de la intimidad. Pero, como quiere que sea, surge para el tema que nos ocupa, el problema de la defensa de la vida privada, la cual se complica cuando se trata de definir el límite entre la zona de respeto de la vida íntima y familiar y la libertad de expresión.
Según Reymond Wacks: cfr, The protection of privacy, Sweet and Maxwell, Londres, 1980, págs. 89-90 " (...) la mejor manera de conciliar el derecho a la intimidad con el de la libertad de expresión es la protección legislativa del individuo frente a la publicidad que pudiere dársele, cuando se divulguen datos personales o confidenciales . La posibles defensas esgrimibles por quien divulga semejantes datos son las siguientes: a) ser una publicación de interés público; b) ser el demandante un personaje público; c) estar el demandante en un lugar público; d) tratar de una información de la que pueda disponer un registro público; e) haber dado el demandante su consentimiento a la publicación; f) modo de adquisición de la información; g) la importancia de lo publicado respecto de la identidad del demandante; h) trascendencia de la invasión producida a la intimidad; i) motivo de la publicación;
3º.- Que, aparte de lo dicho, de la lectura de la aludida novela no le resulta posible a un lector discernir entre hechos reales y ficticios, puesto que si bien la historia de los personajes que contiene se basa en acontecimientos efectivamente ocurridos, es la imaginación de la escritora la que prevalece en el desarrollo de su argumento. De tal manera que, desde este punto de vista, no puede atribuirse a la autora de la obra el efecto lesivo que a los señalados derechos explica la recurrente, en cuanto afirma que se la caracteriza como una persona voluble, débil y enferma sicológicamente;
4°.- Que analizados los antecedentes presentados al recurso, los informes de los recurridos más los elementos doctrinales tenidos en cuenta, todo ello ponderado según la sana crítica, lleva a esta Corte a concluir que no existe arbitrariedad ni ilegalidad suficientemente probada y demostrada que haga posible, por esta vía acogerlo todo lo que ha de entenderse sin perjuicio del ejercicio de acciones de lato conocimiento que apunten a la posible responsabilidad por el daño moral y otras acciones de resarcimiento.
Y de acuerdo, con lo dispuesto en los artículos 19 y 20 de la Constitución Política de la República y Auto Acordado de la Excma. Corte Suprema sobre la materia, se rechaza el recurso de protección de fs. 19.
Regístrese y archívese.
Redacción del abogado integrante Sr. Benito Mauriz Aymerich.
Rol 3404 - 2000